Ojo con los significados que asignas.

El asunto depende del significado que les asignemos y de que veamos más posibilidades.

Por ejemplo, en un día lluvioso puede haber 1 arcoiris.
Aplica igual para la vida, si te llueve, asígnale un significado que te permita atravesar esos momentos con menos carga emocional y más certeza.

En vez de pensar ¿Por qué me pasa esto a mi? o “Ya no siento lo duro sino lo tupido” pregúntate ¿Qué beneficio puedo sacar de todo esto? 
Puede ser una habilidad, una perspectiva nueva o simplemente experiencia de vida.

Si dices “Esto es lo peor que me ha pasado” estás poniéndole una etiqueta muy pesada al suceso, ¿Que tal que usas una etiqueta diferente y dices “Esto es un gran inconveniente” o “Esto es un gran reto”? Cuando cambiamos el significado que asignamos a los eventos de nuestra vida, cambia la asociación que hace nuestro cerebro, cambia nuestra bioquímica y finalmente eso cambia como experimentamos la vida.

Podemos cambiar las etiquetas para experimentar una vida más amable, más feliz, llena de crecimiento y sabiduría.

Uno de los pilares de eso es poner atención a los significados que asignamos y asegurarnos de no asignar significados que nos destruyan, sin importar que tan malo sea el evento que estamos etiquetando.

Nos leemos pronto, recuerda vivir con belleza, gracia y amor.

Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.