Primero.

Antes de pensar en cambiar la mentalidad de los demás revisa la tuya.

Antes de pensar en ser una fuente de amor y compasión para los demás se una fuente de amor y compasión para ti.

Antes de pretender cuidar de otro ser (humano, perro, gato) asegúrate de que sabes cuidarte a ti de manera integral.

Si no hay un “Yo” feliz, saludable, fuerte, amado y bien cuidado, no hay un “Yo” que pueda ocuparse de cuidar o ayudar a otros.

Cuando te tratas con amor incondicional y atención plena y trabajas diario en ser una mejor versión de ti, inevitablemente inspiras a quienes están a tu alrededor y no necesitas convencerlos de nada.

Gracias por leer.
XO XO Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.