Tú mandas.

Si hiciste el ejercicio de la entrada de ayer, te habrás dado cuenta de que sí puedes ordenarle a tu cerebro que pensar.

Si la palabra ordenar te da comezón, piénsalo así, puedes decirle amorosamente a tu cerebro qué pensar y por cuánto tiempo hacerlo.

Requiere práctica, pero es perfectamente posible.

Y es una GRAN habilidad a cultivar.

Si aprendes a seleccionar amorosamente tus pensamientos, usando sólo los pensamientos que te hacen sentir mejor, estarás seleccionando tus emociones y aprenderás a crear tu vida tal y como la quieres de la mano con el Creador, la Fuente, el Universo o como le quieras decir.

Se trata de aprender a usar tu potencial mental y emocional completo, como Einstein, Tesla o Musk.

Así nada más.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan.

El mejor pensamiento disponible.

La semana pasada trabajamos con enfocarnos en un pensamiento por 10 segundos, cada minuto, en un bloque de 30 minutos.

Si hiciste el ejercicio tuviste 30 oportunidades de elegir un pensamiento para enfocar tu atención en él.

Ahora vamos a llevar el ejercicio a un nivel más avanzado:

1. De nuevo vas a separar 30 minutos de tu día.

2. Durante 20 segundos de cada minuto vas a enfocarte sólo en un pensamiento.

3. Pero no va a ser cualquier pensamiento, te vas a preguntar ¿Cuál es el mejor pensamiento al que tengo acceso ahora? Y en ese pensamiento vas a poner todo tu focus.

3. Entonces a lo largo de esa media hora te vas a preguntar 30 veces ¿Cuál es el mejor pensamiento al que tengo acceso ahora? Lo vas elegir y mantendrás tu atención en él.

Si lo haces durante un par de semanas comprenderás mejor que no eres tus pensamientos.

Si lo haces durante un mes tendrás un mejor manejo de tus pensamientos.

Si lo haces por 90 días habrás desarrollado mucho tu consciencia de ti y te habrás entrenado para elegir tus mejores pensamientos sin importar las circunstancias que te rodeen.

Esas dos cosas, se traducen en la capacidad de crear tu vida a tu gusto, más libre de programaciones inconscientes y caducas y mucho más en armonía con tu verdadera naturaleza, el universo entero.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO, XO Juan.

Detente.

Y escucha.

Hoy leí esa frase en una de mis redes sociales y me hizo clic de inmediato.

Con esa idea en mente te quiero proponer algo:

Detente por 2 minutos o 5 minutos o 10 minutos si te es posible y escucha.

¿Qué vas a escuchar?

Primero tu entorno, hazte consciente de todo, el ruido del ambiente, tal vez haya música, voces, autos, pajaritos o maquinaria industrial sonando.

Después, escucha tu respiración, sí, tiene un sonido, tal vez sea casi imperceptible, pero ahí está.

Ahora vamos más adentro de ti.

Escucha tus pensamientos, tu diálogo interno.

Hazte consciente de lo que está hablando tu mente. ¿Qué dice?

¿Está entretenida con ideas del pasado? ¿Con ideas del futuro? ¿Con ideas del presente?

¿Esas ideas te están ayudando a crecer?

¿Te acercan a tus metas?

¿Te hacen sentir que vives en tu mejor versión para ti y para los demás?

Si tu diálogo interno apesta, si no ayuda a que estés cool y feliz, toma 3 respiraciones y cámbialo.

La primera vez tal vez no puedas.

La segunda te va a costar trabajo.

La tercera vez, será más fácil.

Cuando llegues al intento número 31 será tan sencillo como decir “Buenos días”.

Una vez que ejercitas esta habilidad, tienes acceso a todas las respuestas de todas tus preguntas.

Habrás aprendido a escuchar a tu intuición o tu voz interior.

Si ya practicas meditación o mindfulness, el ejercicio será muy simple para ti.

Si no, te costará un poco más de trabajo, pero es perfectamente posible.

Mínima dosis efectiva: 3 veces al día.

Gracias por leer.

Hasta mañana.

XO XO Juan.

Imágenes Mentales Útiles.

Para el cerebro humano, todo lo que percibe es real, particularmente las imágenes. 

Le da lo mismo si la imagen que percibe está en una pantalla de cine, en la pantalla mental o en el mundo físico, el cerebro la toma como real, como si lo que está en la pantalla te estuviera sucediendo a ti y  crea los químicos necesarios para reaccionar a lo que percibe.

Si mantienes imágenes donde las cosas no salen bien o sólo ves los peores escenarios que puedes enfrentar, tu cerebro se la va a pasar creando químicos y pensamientos asociados a esos escenarios, tu frecuencia vibratoria va a estar alineada con esas imágenes y tu modo del ser, tu huella energética y va a atraer más escenarios como esos.

Un círculo vicioso horrible.

Además, si no manejas consciente tus imágenes mentales, tu cerebro, que está programado para encontrar amenazas a tu bienestar, se la va a pasar creando en automático, muchas imágenes de escenarios donde las cosas no salen bien, es parte de su trabajo, es parte de su sistema de supervivencia.

Así que cada vez que caigas en cuenta de que estás observando mentalmente imágenes que no te acercan a tus metas, que no te dan bienestar, que no desarrollan tu consciencia, que no te ponen en modo amor, modo creatividad o cualquier modo hermoso del ser, cámbialas por otras imágenes.

Comienza a crear imágenes mentales útiles: que te ayuden a crear la vida que quieres vivir, a desarrollar tu consciencia, a ser feliz, a sentir amor, certeza, que te coloquen en algún modo hermoso del ser.

Visualízate todos los días viviendo feliz, con abundancia de recursos, con amor, gracia, belleza, creatividad, calma y lo que quieras agregar a la lista.

Visualiza cada uno de tus proyectos sucediendo, tomando forma y visualízate disfrutándolos y compartiéndolos.

No hay hilo negro, no hay magia, sólo hay entrenarnos para usar mejor nuestra mente, para usarla a nuestro favor.

Comienza por dedicar 3 minutos al día a sentarte y crear esas imágenes en tu mente.

Posteriormente escríbelas en un cuaderno, con todo el detalle que puedas.

Después de 8 o 9 semanas, tu cerebro va a tener el hábito de crear pensamientos e imágenes que te acerquen a tus metas, que te ayuden a crear una vida maravillosa en vez de llenarte de dudas o de fracasos mentales.

OJO: No se trata de ignorar los riesgos o aspectos negativos de lo que estas haciendo o viviendo, se trata de que aprendas a pedirle al cerebro que diariamente haga imágenes para crear bienestar en tu vida y para materializar lo que estas creando.

Si te cuesta mucho trabajo, necesitarás hacer alguna práctica de mindfulness o charlar y dibujar con un niño para empaparte de su forma de ver las cosas, ellos imaginan con total soltura, libertad y gracia.

Bonus:

Aquí está la meditación de Visualización Creativa que uso para crear imágenes mentales que apoyen mi día a día y mis proyectos.

Mínima Dosis Efectiva: 2 veces por día.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan.