Como un cerdito en patineta.

Hice este dibujo sólo por diversión, después me percaté que podía ayudarme a ilustrar una idea importante.

He notado que cuando se trata de cambiar un hábito, entrenar la mente o hacer un cambio notorio en el cuerpo, como deshacerte de peso extra, muchas personas tienden a pensar que es algo casi imposible, como el cerdito andando en patineta.

Lo que les hace falta considerar son entrenamiento, perseverancia y referencias.

Si alguien entrena al cerdito con las técnicas y herramientas adecuadas, podrá andar en patineta. El entrenamiento va a tomar tiempo y va a tener sus dificultades, pero es completamente posible.
En tu caso, tú te puedes entrenar a ti mismo y puedes también buscar ayuda de alguien más para hacerlo, como un coach, un maestro, un guía o un mentor.

Para que el entrenamiento sea exitoso vas a necesitar perseverancia y una buena dosis de disciplina, para seguir adelante cuando las cosas se pongan difíciles.
Detrás de la perseverancia está el impulso del propósito o del “porqué” te estás entrenando.

Finalmente, las referencias.

Si la persona que entrena al cerdito no tiene referencias de otros animales andando en patineta, como éste bulldog, es muy probable que crea que no es posible, pero si las tiene, su cerebro tiene evidencia alentadora para continuar con el proceso.

Necesitas encontrar ejemplos de otras personas que ya lograron lo que tú quieres lograr contigo o por lo menos algo muy cercano.

Pueden ser ejemplos vivos, muertos, en video, por escrito, en audio, no importa el formato, lo que importa es que investigues lo que ésta o éstas personas hicieron o están haciendo.

Primero para que tu cerebro tenga evidencia positiva de que lo que quieres es posible y segundo, para que puedas tomar herramientas e inspiración de los retos, logros y métodos de esa persona.

Entonces, en resumen, cada que creas que es imposible lograr lo que quieres, cada vez que quieras tirar la toalla, piensa en el cerdito andando en patineta y ponte en acción.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan.

 

 

Tareas.

Todos los humanos aprendemos muy bien cuando lo que se nos presenta nos resulta divertido, interesante y le encontramos una aplicación práctica.

Las tareas en las escuelas deberían estar más enfocadas en la mínima dosis efectiva necesaria para poner en práctica lo estudiado durante el día, en vez de enfocarse en medir cierta de cantidad de páginas o de repeticiones.

Una niña o niño que ocupa la mayor parte de su tiempo libre y energía en hacer tarea va a dejar de socializar, de jugar, de explorar y de imaginar por su cuenta

Y ya sabemos como termina eso: adultos frustrados, con empleos que les disgustan y muy poca inteligencia emocional.

Está en nosotros papás y mamás cambiar eso, no se trata de organizarnos en asambleas, se trata de hacernos 100% responsables del desarrollo de nuestros hijos, revisando lo que van aprendiendo y las tareas que les van dejando, para filtrarlas y asegurarnos de que no esté haciendo tareas de relleno, claro, esto implica interactuar con las maestras y la escuela para que las tareas esten bien dirigidas.

Sí, es un gran esfuerzo extra, pero tus hijos lo valen.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO,XO Juan.

Meditar en la Vida Diaria.

Alguna vez leí que la vida misma, la rutina del día se podía convertir en meditación.

Me sonó fumadísimo.

Pero mientras más meditaba más clara quedaba la idea en mi mente.

La mente enfocada y en calma que cultivas cuando te sientas a meditar te la puedes “llevar puesta” a tu día a día.

Y entonces, estás 100% presente en cada momento, sin juzgar, sin engancharte, sin saltar al pasado o al futuro sin control.

Para mí, ésa la verdadera práctica de meditación.

Porque, seamos honestos, todos, con algo de práctica, podemos ser súper ecuánimes, calmados, enfocados y súper zen, cuando estamos sentaditos en nuestro cojín de meditación, con nuestro incienso, en completo silencio o con musiquita rica.

El verdadero reto, es mantener nuestro zen al manejar en el tránsito, en el transporte público, en la fila del súper mercado o del cine, en medio de una situación difícil con un amigo, familiar o con tu pareja.

Es como subir de nivel en un videojuego.

¿Y cómo se hace eso?

Aquí van algunas ideas:

  1. Familiarízate con como se siente tu versión ecuánime y enfocada cuando estas en meditación, para que la puedas replicar.
    Fíjate en las palabras que usas dentro de ti, el tono de tu voz interior y la postura de tu cuerpo.
  2. Repite esas cosas que notaste en otro momento del día, sin sentarte a meditar, para replicar tu versión zen bajo demanda.
  3. Repite y toma notas en tu bitácora.

Sí, ya es un asunto más avanzado, aquí saber de memoria frases bonitas y las buenas intenciones no son suficientes, hay que ejercer un poco más de concentración.

Pero con algo de práctica, lo podrás hacer sin problema.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan. 🙂

PD. ¿Ya te dije que tengo un libro nuevo sobre Meditación? Lo puedes comprar aquí.

#07: Creatividad.

En este episodio platico de lo que creo que es creatividad, cómo expresarla en tu vida diaria y lo importante de eso para nuestra salud mental y emocional.

Gracias por escuchar.

Hasta pronto.

XO XO Juan.