Imágenes Mentales 2.

Para el cerebro humano, todo lo que percibe es real, particularmente las imágenes. 

Le da lo mismo si la imagen que percibe está en una pantalla de cine, en la pantalla mental o en el mundo físico, el cerebro la toma como real, como si lo que está en la pantalla te estuviera sucediendo a ti y  crea los químicos necesarios para reaccionar a lo que percibe.

Si mantienes imágenes donde las cosas no salen bien o sólo ves los peores escenarios que puedes enfrentar, tu cerebro se la va a pasar creando químicos y pensamientos asociados a esos escenarios, tu frecuencia vibratoria va a estar alineada con esas imágenes y tu modo del ser, tu huella energética y va a atraer más escenarios como esos.

Un círculo vicioso horrible.

Además, si no manejas consciente tus imágenes mentales, tu cerebro, que está programado para encontrar amenazas a tu bienestar, se la va a pasar creando en automático, muchas imágenes de escenarios donde las cosas no salen bien, es parte de su trabajo, es parte de su sistema de supervivencia.

Así que cada vez que caigas en cuenta de que estás observando mentalmente imágenes que no te acercan a tus metas, que no te dan bienestar, que no desarrollan tu consciencia, que no te ponen en modo amor, modo creatividad o cualquier modo hermoso del ser, cámbialas por otras imágenes.

Comienza a crear imágenes mentales útiles: que te ayuden a crear la vida que quieres vivir, a desarrollar tu consciencia, a ser feliz, a sentir amor, certeza, que te coloquen en algún modo hermoso del ser.

Visualízate todos los días viviendo feliz, con abundancia de recursos, con amor, gracia, belleza, creatividad, calma y lo que quieras agregar a la lista.

Visualiza cada uno de tus proyectos sucediendo, tomando forma y visualízate disfrutándolos y compartiéndolos.

No hay hilo negro, no hay magia, sólo hay entrenarnos para usar mejor nuestra mente, para usarla a nuestro favor.

Comienza por dedicar 3 minutos al día a sentarte y crear esas imágenes en tu mente.

Posteriormente escríbelas en un cuaderno, con todo el detalle que puedas.

Después de 8 o 9 semanas, tu cerebro va a tener el hábito de crear pensamientos e imágenes que te acerquen a tus metas, que te ayuden a crear una vida maravillosa en vez de llenarte de dudas o de fracasos mentales.

OJO: No se trata de ignorar los riesgos o aspectos negativos de lo que estas haciendo o viviendo, se trata de que aprendas a pedirle al cerebro que diariamente haga imágenes para crear bienestar en tu vida y para materializar lo que estas creando.

Si te cuesta mucho trabajo, necesitarás hacer alguna práctica de mindfulness o charlar y dibujar con un niño para empaparte de su forma de ver las cosas, ellos imaginan con total soltura, libertad y gracia.

Bonus:

Aquí está la meditación de Visualización Creativa que uso para crear imágenes mentales que apoyen mi día a día y mis proyectos.

Mínima Dosis Efectiva: 2 veces por día.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan.