Los Modos del Ser.

El Modo del Ser es la manera en que configuramos nuestra mente racional y emocional, y por consecuencia nuestro cuerpo físico y nuestra energía, para percibir la vida, puede variar de momento a momento.

Puedes configurar tu mente para percibir la vida desde el punto de vista de una víctima, un verdugo, un zombie en automático,  feliz y atento por decisión o en modo a prueba de balas, por ejemplo.

A lo largo del día podemos experimentar muchos Modos del Ser muy diferentes, la mayoría detonados de manera inconsciente, pero todos tienen:

  1. Un patrón de respiración específico.
  2. Un tipo de diálogo interno.
  3. Imágenes mentales. Salvo que tengas un impedimento mental.
  4. Una postura física / o tipo específico de movimiento físico.
  5. Un juego de neurotransmisores y hormonas.

¿A dónde va todo esto?

A que podemos “hackear” o configurar nuestro Modo del Ser para evitar instalarnos en modo víctima, modo verdugo y modo zombie, para así vivir en hermosos Modos del Ser.

Me explico.

Vivir en Modo Víctima no te permite disfrutar de la vida ni crecer.

El diálogo interno y las imágenes mentales se centran en que pobre de ti porque todo y todos están en tu contra y tú no tienes como tomar control de nada o hacerle frente a la vida, todos los estados mentales / emocionales, demandan una respuesta bioquímica.

Así que en este caso tu cuerpo produce un montón de cortisol y otros químicos relacionados a la tristeza profunda, crea el patrón de respiración necesario para que tu cuerpo albergue esos químicos que acaba de producir.

Como por arte de magia, te sientes muy mal, muy triste y en efecto, te comportas y te sientes como una víctima sin poder alguno.

Y después de más o menos 30 días de estar en ese modo, tu cerebro y tu cuerpo se empiezan a volver adictos a percibir la vida desde el punto de vista de la víctima y ya no vas a necesitar esforzarte para sentirte así, a veces, ya ni siquiera vas a  necesitar un detonante para entrar al Modo Víctima, tu cerebro lo va a hacer en automático.

El Modo Sobrevivencia es muy parecido, te llenas de químicos de estrés y enojo, todo y todos están en tu contra, vas a estar a la defensiva todo el tiempo o casi todo el tiempo, mismo proceso que con el Modo Víctima, tu cuerpo crea una respuesta bioquímica y ¡Voilá! después de más o menos 30 días ¿Qué crees que pasa? Ya no necesitas ni detonante ni esfuerzo para entrar a Modo Supervivencia.

El Modo Zombie, funciona igual, sólo que sus químicos son de profunda desconexión contigo mismo, caminas por la vida haciendo lo que tus impulsos te dicen que hagas, lo que tu mamá o papá te dicen que hagas, lo que tu pareja de dice que hagas, lo que tus amigos te dicen que hagas, lo que las redes sociales y las modas te dicen que hagas.

Hay mínima o nula reflexión o consciencia de los propios actos.

Caminas ciegamente como un zombie o un autómata programado.

Y eventualmente, tu cerebro y cuerpo se vuelven adictos a ese Modo del Ser.

Una vez que te instalas en un Modo del Ser, el que sea, se siente natural, se siente muy bien y se convierte en tu “default mode” aunque sea nocivo para ti y tu entorno.

Suena muy fuerte, pero es real.

Esa es una de las razones por las que las relaciones tóxicas son tan difíciles de terminar.

Pero no todo son malas noticias, ese mismo proceso aplica los Modos del Ser más positivos, yo les digo Hermosos Modos del Ser, como Modo Creativo, Modo Feliz por Decisión, Modo Yo Puedo con Esto, Modo Vivo en Amor o Modo Atención Plena por ejemplo.

Cuando diario manejas consciente tu respiración, tus imágenes mentales y tu diálogo interno estás manejando consciente tu Modo del Ser y pidiéndole a tu cuerpo un juego específico de  neurotransmisores, hormonas y sensaciones.

Si diario practicas respiraciones que te llenen de bienestar, cultivas imágenes mentales y diálogo interno que te hagan vivir tu mejor versión, después de más o menos 30 días, ya no vas a tener que esforzarte por hacerlo ni vas a necesitar un detonante, tu cerebro y tu cuerpo lo van a hacer en automático por ti. ¡Qué cool! ¿No?

Para mí, esta idea es oro molido, aprender a configurar mi Modo del Ser a través de manejar consciente mi respiración, mis imágenes mentales y mi diálogo interno me permiten salir rápidamente de mi estados de enojo, miedo o ansiedad, evito instalarme en Modo Víctima, Sobrevivencia o Zombie para pasar más tiempo en un estado de atención plena, creación consciente, ecuanimidad y mucho bienestar y disfrutar.

Además, manejar consciente mi respiración, mi diálogo interno y mis imágenes mentales me ha permitido instalar en mí, el Modo a Prueba de Balas, que es una mezcla de: empatía, compasión, generosidad, amor incondicional, atención plena, creatividad, certeza, un montón de energía, pasión y paz interior.

Sí, sí se puede vivir así, es cuestión de disciplina y práctica.

El Manejo del Modo del Ser es de las herramientas esenciales que trabajo con mis clientes, para que puedan manejarse conscientes a través de su día, transformar su vida y no instalarse más de un día o dos en sus estados de tristeza, enojo, confusión o miedo.

Al principio, igual que a ti, la idea les suena un poco extraña o descabellada, pero ya que la ponen a prueba, se sorprenden con los resultados y aumentan su bienestar integral y felicidad.

Hacerte consciente de tu Modo del Ser y manejarlo es de las herramientas más poderosas que puedes aplicar para recuperar el bienestar integral en tu vida o hacer florecer el bienestar que ya tienes.

Obvio, necesitas disciplina y aprender  a ser consciente de ti y de tus procesos mentales y emocionales sin identificarte al 100% con ellos, para eso tener una prática de Meditación y Mindfulness es básico.

Gracias por leer.

XO XO, Juan.