27 días.

Día 2 de 27.

Hace dos días comencé un reto personal, se trata en esencia de cambiar mi mente para cambiar aspectos específicos de mi cuerpo.

Ajá, Juan pero eso no nos dice nada, lo sé. 

Por eso, voy explicar a detalle que estoy haciendo y porqué, aquí voy:

Primero, el propósito.

El propósito detrás de este reto es ganar mayor control de mi mente para modificar mi cuerpo físico de manera radical, quemando grasa y definiendo mis músculos. La meta es la misma que el propósito en este caso.

También se trata de tomar el asunto muy en serio, divirtiéndome mucho e inspirando a mi tribu a hacer cambios radicales en su vida.

Ahora, el porqué.

Porque en diciembre gano varios kilos por todos los antojitos que como, más la cena de navidad y este año quiero que sea diferente.

Además de que tengo un proyecto donde apareceré frente a la cámara y quiero verme más fuerte y más delgado que hoy, es 10% vanidad y 90% un compromiso.

Ahora viene el cómo.

Cuando mi trabajo aumenta y tengo varios proyectos con deadlines simultáneos o parecidos, usualmente fallo entre 1 y 3 días con mi entrenamiento y descuido mi dieta.

Eso hace que gane peso y que me sienta pesado y cansado.

Entonces, en esta ocasión estoy siendo más estricto, consciente y cuidadoso con mi dieta y entrenamiento.

La dieta:

6 días de comer mucha proteína, muchas verduras y frutas. Nada de pan, nada de bebidas endulzadas, nada de pastelitos.

Cuando digo mucha proteína en mi caso significa: 3 o 4 sobres de atún ahumado con jitomate y guacamole con 3 o 4 tostadas de maíz horneadas para cenar.

El entrenamiento:

Como estoy en medio de varios proyectos personales, familiares y profesionales reduje mi tiempo de entrenamiento para no tener espacio para pretextos.

Entreno 6 días a la semana entre 30 y 45 minutos diarios, divididos en dos sesiones.

Los ejercicios son simples.

27 series (divididas en 3 series de 9) por la mañana de:

  • 9 mountain climbers.
  • 1 push up.
  • 1 golpe con cada mano, mientras sostengo la posición de push up.

Al final de las 27 series hago 5 minutos de estiramientos con respiraciones largas y profundas.

En la noche repito la misma dosis.

Cada dos días, agrego 36 swings de pesas rusas de 9 kg y 11 kg, 18 swings por cada 1.

Sin pretextos, sin excusas, sin indulgencias.

Como si mi vida dependiera de ello. 🙂

Solamente trabajo duro, constancia, paciencia, metas claras, con estrategia y propósitos bien definidos.

Es común leer en la red a gurús y expertos que afirman haber logrado cosas maravillosas con sus vidas y nos cuentan historias muy llamativas, pero no nos dicen cómo lo hacen, ni siquiera en los cursos pagados.

La idea de hacer público este reto, es mostrarte todo el proceso cómo estoy abordando mi reto para materializarlo.

No hay atajos, no hay fórmulas mágicas, sólo hay una receta a seguir, con herramientas, estrategias, metas, propósito y un poco de disciplina.

Si quieres unirte al reto, publica una foto en tu historia de Instagram, etiquétame y usa el hashtag #felizsaludableyfuerte.

Mañana es el día 3 de 27.

Por cierto, son 27 días porque me gustan los números que suman 9 y que se dividen muy bien entre 3. Además, de que son los días que me quedaban antes de comenzar el proyecto donde apareceré frente a cámara.

Gracias por leer.

XO XO Juan.

Celebrity.

Hoy en la cuenta de instagram de Frank Grillo (protagonista y creador de la serie Fightworld) vi una imagen que decía: 

“Pretty please, stop making stupid people famous”

No podría estár más de acuerdo con esa idea.

No es que todas las personas famosas sean estúpidas, pero lo que sí es cierto que muchas celebridades, sobre todo de redes sociales, tienen muy bonita forma pero poco fondo.

Nos venden recetas mágicas, estilos de vida muy curados y cuidadosamente creados, nos invitan a consumir y sobre todo, te convencen de quitar la atención de tu vida y lo que haces con ella, para poner atención a la de ellas y ellos y lo que hacen con ella.

Todo esto con la idea de que quieras vivir como ellos o ser como ellos.

Hoy en día las redes sociales y todo internet está lleno de “celebrities” “influencers” y “expertos”. Muchos no tienen nada importante o útil que decir y están repitiendo lo que les dijeron que tienen que decir.

No están creando nada. 

Y eso es lo peligroso, porque te están convenciendo de que tú tampoco crees nada.

Gracias por leer.

Hasta mañana, XO XO Juan.

Simple.

Se trata de deshacerte de:

UNO:
Cosas materiales que no aporten gozo y utilidad a tu vida. Tener la casa llena de cosas sin saber cuáles ni cuántas son es un estándar que para nada te hace bien, tener la cantidad de cosas materiales que necesitas, saber cuáles son, cuántas son y dónde están es lo ideal.

DOS:
Pensamientos y emociones que no te ayuden a crecer y sentirte mejor. Eso implica ser consciente de ti y del cuerpo que habitas, todos los días, cada hora.

TRES:
Eventos que sólo llenan tu agenda sin control y que no te dan bienestar. Entre el miedo a perderte de algo importante (Fear of missing out), las ganas automáticas de consumir más (experiencias, comidas, bebidas, personas, lugares) y el miedo a no ser cool o aceptado terminas diciendo que sí a cualquier cantidad de eventos y compromisos sin preguntarte ¿Seré capaz de asistir a todo esto 100% atento, feliz y sin perjudicar mi salud con estrés innecesario?

No es tener 1 par de zapatos y ser un ermitaño vagabundo que se siente iluminado, se trata de ser conscientes de que entre menos elementos tengas en tu vida, puedes elegirlos y mantenderlos mejor.

Al final todo se resume en aprender a estar consciente y atento todos los días de tu vida, aprender a estar bien contigo mismo en silencio, sin celular, sin comprar sin consumir, no para que te hagas monje, sino para que nada externo te posea a través de poseer tu atención tiempo y energía.

Todo esto lo puedes lograr a través de practicar meditación y estrategias de vida puntuales, como las de este blog o como las de Leo Babauta o Tim Ferriss.

Si quieres un aliado en tu práctica de meditación o quieres aprender a meditar y desarrollar atención plena te recomiendo mi libro Guía Poco Común Para Meditar,  está en formato PDF e incluye 4 meditaciones guiadas.

Sólo recuerda, no es magia, te toca a ti  poner el trabajo y la disciplina.

Ésta entrada va muy bien con ésta otra entrada que leí en Medium.

Gracias por leer.

XO XO Juan.

Opcional.

Esta entrada está inspirada por una entrada que hice en mi cuenta de instagram, aquí profundizo en el tema.

Aquí vamos:

Sentir dolor emocional, físico y psíquico, es parte de habitar un cuerpo humano.

Yes bad news baby, deal with it. 🙂

El dolor físico es fácil de reconocer, el dolo emocional sucede cuando tienes una emoción claramente identificada que te está generando molestia interna o hasta física, como una tristeza profunda o enojo fuerte.

El dolor psíquico, sucede cuando tienes dolor o malestar en alguna parte del cuerpo pero que no presenta síntomas médicos físicos y que fue detonado por una idea o pensamiento a la que estuviste expuesta o expuesto.

Agregarle una o varias capas de sufrimiento al dolor, es un pésimo hábito y desgraciadamente es muy común.

Cualquier pretexto resulta bueno: el equipo de fútbol, la novela, el final de una serie, un ciclo que se cierra, un empleo que no te gusta, una relación de pareja o de amistad, una charla o hasta una mirada.

Agregar una capa de sufrimiento a la vida es una decisión que se toma diario, minuto a minuto.

Recuerda que las decisiones que tomamos o dejamos de tomar o dicho de otro modo, las cosas que hacemos o dejamos de hacer de manera regular, se convierten en hábitos y comenzamos a hacerlos en automático.

Puedes elegir agregar una capa de sufrimiento o puedes elegir agregar una capa de alegría o de gozo o de atención plena.

Es tu decisión, NADIE la toma por ti.

Así es, tú solita y tú solito tomas esa decisión, aunque te empeñes en decir que no o en culpar a las circunstancias.

Gracias por leer.

Hasta mañana.

XO XO Juan.

Pensamientos.

El cerebro humano está programado para crear objetos mentales en forma de imágenes o palabras.

Diario crea miles de objetos mentales en automático y bajo demanda.

Todos esos objetos surgen como respuesta a los estímulos que recibe del ambiente pero no son tú.

Cuando te identificas con tus pensamientos te estás identificando con la computadora que usas, estás limitándote por un momento a ser sólo los objetos mentales que tu cerebro crea.

Pero no es así, cuando apareces en escena en la Tierra, entras a un cuerpo y utilizas una maravillosa computadora para crear pensamientos y transitar en la Tierra.

Habitas un cuerpo y usas un cerebro.

Puedes observar los objetos mentales que surgen, en automático y bajo demanda tuya.

Cuando los observas te das cuenta que ninguno de ellos eres tú.

Tú sigues ahí, mientras uno a uno los objetos mentales surgen a gran velocidad y desaparecen, vuelven a surgir y desaparecen y así continuamente mientras tu cerebro funcione correctamente.

Cuando meditas o tienes una práctica de atención plena esto se vuelve muy evidente y comienzas a crear y seleccionar tus pensamientos tal y como seleccionas la ropa que te vas a poner.

Creas y seleccionas pensamientos que te hacen crecer y que te permiten expresar de manera hermosa quien eres.

En vez de crear pensamientos que te hacen daño o que expresan tu verdadero ser a medias o con dolor.

Dicho de otra manera, cuando te das cuenta de esto, comienzas a crear objetos mentales y pensamientos por tu cuenta y para tu beneficio.

Cuando no te das cuenta de esto, estas creando objetos mentales y pensamientos con la receta de alguien más ( redes sociales, publicidad, series y películas, marcas, partido político, religión) para el beneficio de alguien más y crees erróneamente, que eres esos pensamientos.

Gracias por leer, hasta pronto.

XO XO Juan.