Problema.

Instagram, Facebook y casi cualquier red social hoy está llena (tal vez siempre lo estuvieron) de expertos que te venden la solución mágica para ser millonario, guapo y carismático.

Te venden la solución, su solución a través de webinars gratuitos y mastermind groups carísimos donde las herramientas reales y aplicables brillan por su ausencia o son escasas.

A la larga, esto nos afecta a quienes sí estamos ofreciendo herramientas y soluciones reales y afecta a quienes sí están buscando una manera de hacer ajustes profundos a su vida.

Pero los expertos, celebrities e influencers no son los únicos responsables.

No.

Nosotros, cada usuario de esas redes contribuye con este desastre cuando sólo usa tal o cual o red social para encontrar la solución que busca, porque entonces el algoritmo de la red social en cuestión te va a mostrar anuncios y opciones de quienes pagaron por estar ahí y pagaron para tener un altavoz grande, muy grande.

No estoy en contra de las redes sociales, pueden ser muy útiles, pero lo que encuentro muy nocivo es que como usuarios no vayamos más allá y no hagamos un esfuerzo por leer al autor o experto que no gusta en su blog o libro y esperemos que las redes sociales digieran todo por nosotros.

Si alguien más digiere o filtra la información por ti, ese “alguien más” está decidiendo por ti y no siempre esas decisiones van orientadas a tu bienestar integral y van más orientadas a enriquecer el bolsillo de alguien.

Así que te doy el doble de gracias por leer ésta entrada y mi blog en general.

XO XO Juan.

Advertisements

Mente.

Tu mente está representada por el cerebro de la imagen.

La parte arriba de la línea punteada es la mente consciente, ahí reside tu imaginación, raciocinio, lógica y creatividad.

La parte debajo de la línea punteada es tu mente inconsciente, que se conecta con tu cuerpo.

Ahí residen todos tus hábitos, útiles e inútiles. Ahí está tu personalidad, el paradigma que soporta tu identidad.

Todo lo que piensas en la mente consciente, antes de ser expresado en tu cuerpo físico pasa por tu mente inconsciente y lo filtra.

Sólo va a dejar pasar pensamientos en armonía con el paradigma que ya tienes. Por eso es tan difícil cambiar los viejos hábitos.

Para hacerlo requieres repetición o shock emocional.

No voy a platicar del shock ahora.

Vamos con la repetición, cuando concibes un nuevo hábito, lo ensayas mentalmente diario y lo haces con tu cuerpo físico diario durante un mes aproximadamente, tu inconsciente se abre para recibir ese nuevo hábito.

Y entonces es cuando la magia sucede.

Tu nuevo hábito sobreescribe el hábito viejo.

Por eso es que insisto tanto en que crees imágenes o películas mentales detalladas de tus nuevos hábitos o cosas que quieres crear.

Pruébalo, no pierdes nada.

Gracias por leer.

Hasta mañana, XO XO Juan.

Diseña tu felicidad.

La mayoría de las personas pospone su felicidad para cuando algo suceda: la pareja ideal, la fiesta del viernes, el partido de su equipo favorito, la película que esperan, el retiro, un viaje.

Estar posponiendo constantemente tu felicidad es un esfuerzo constante, requiere de energía, mucha determinación y disciplina.

Muy bien podrías usar esos recursos a diseñar tu felicidad hoy.

Y mañana volverla diseñar.

Y pasado mañana también.

Y así, hasta que trasciendas a la siguiente etapa de tu viaje en el Universo.

¿Cómo diseñas tu felicidad?

Comienza por conocerla.

Pregúntate ¿Qué te hace feliz genuinamente?

Recuerda, placer, confort o gratificación inmediata NO son felicidad, son shots de dopamina.

Una vez que sepas lo que te hace feliz, revisa si tu dieta te ayuda a crear esa felicidad o te estorba.

Después revisa si las ideas que entretienes en tu mente te ayudan a crear tu felicidad o la están destruyendo.

UNO. Si tiene ideas que te ayudan a crear tu felicidad, usa tu tiempo y energía crea más ideas y materializar las que desees en tu mundo físico.

DOS. Si tienes ideas que no te ayudan, detén su creación, elimina las que ya creaste y regresa al paso 1.

Repite todos los días.

Finalmente recuerda que eres la inteligencia infinita detrás de toda la creación, TODA.

Esa inteligencia crea y mantiene cada una de tus células, los planetas del universo, las estrellas, la vida en todos los planetas, el clima…obvio, esa inteligencia es capaz de crear tu felicidad cada día.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan.