Gratitud.

Agradecer diario las circunstancias, condiciones, eventos, objetos y seres que están en tu vida es un hermoso y poderoso ejercicio.

Cuando lo haces, le estás pidiendo a tu cerebro que llene tu sistema nervioso y tu sangre con neurotransmisores y hormonas de bienestar como la dopamina y la serotonina.

Hace que físicamente te sientas bien.

Y si lo haces por suficiente tiempo, haces el hábito de estar bien por tu cuenta, sin esperar a que algo afuera te ponga bien.

Es muy sencillo hacerlo, sólo vas a necesitar algo de práctica y paciencia.

Cuando sugiero este ejercicio a mis clientes o conocidos, frecuentemente pasan dos cosas:

  1. Preguntan ¿Y qué voy a agradecer?
  2. Comentan con desgano: Sí, ya lo hago y no siento nada.

Para la pregunta 1, la respuesta es una lista de cosas que damos por sentado, que son maravillosas y que sin ellas la vida que tienes no sería para nada igual.

Vas a agradecer:

  1. Que puedes respirar.
  2. Que has despertado un día más.
  3. Que tienes un lugar donde dormir.
  4. Que tienes un teléfono móvil o una tablet o una computadora donde estás leyendo esto, por lo menos tienes acceso a uno.
  5. Esto quiere decir que tienes acceso a dinero de cierta manera, alguien te lo da a cambio de estudiar o sólo porque cuida de ti, o tienes un trabajo.
  6. Sabes leer y puedes leer, tus ojos están suficientemente sanos como para leer

Si una de esas cosas falta, aunque sea de manera intermitente o si desapareciera por completo, por ejemplo que no tuvieras casa o acceso a interntet, tu vida sería otra por completo.

Para el comentario de: Sí, ya lo hago y no siento nada.

Es importante que tomes en cuenta que no se trata de sentarte a agradecer de manera mecánica, sólo diciendo o escribiendo las palabras, de verdad tienes que sentir el agradecimiento y entender lo afortunada o afortunado que eres de tener todo lo que tienes en tu vida ahora.

Sí, no hay más, debes de sentir y para sentir debes apreciar, a veces, para apreciar, ayuda contemplar por unos minutos ¿Cómo te sentirías si no tuvieras eso que agradeces? y ¿Cómo sería tu vida sin eso?.

Haz la prueba por un mes, es más, sólo por 21 días y escribe en una libreta lo que agradeces diario y cómo te vas sintiendo.

Si te gusta hacer journaling o te gustaría empezar a hacerlo, ilustra con recortes o dibujos algunas de las entradas de agradecimiento.

Gracias por leer, XO XO Juan.

Advertisements

Inspiración.

El tema de la inspiración suena cursi o romántico, pero todos necesitamos de ella en mayor o menor medida, en diferentes momentos de nuestra vida.

Y no me refiero a la visita de una musa para inspirarnos a crear algo maravilloso.

Me refiero a tener Referencias, que nos van a ayudar a crear una imagen mental muy clara de aquello que queremos y de Referencias que vamos a usar como si fueran una guía o un plano de la persona que queremos ser o del proyecto que queremos llevar a cabo.

Se trata de que si, por ejemplo, quieres ser alguien que pasó de hacer poco ejercicio a correr maratones, busques personas que ya hayan logrado eso y que su ejemplo te sirva de referencia para tus estrategias y decisiones.

¿Quieres aprender a programar apps?

Busca referencias que te inspiren y ayuden durante el camino.

¿Quieres ser emprender tu propio negocio?

Busca referencias, estúdialas y aprende de su experiencia.

No se trata sólo de tener tableros de visualización, se trata de encontrar ejemplos de personas que hayan logrado lo que tú quieres lograr, analizar las decisiones que tomaron, las estrategias que usaron, las dificultades que encontraron y cómo las solucionaron.

Se trata de aprender de la experiencia de otras personas y de aplicar en tu vida y tus proyectos eso que aprendiste.

Se trata de integrar sus horas, meses o años de experiencia a tu caja de herramientas mentales.

Te sugiero seguir esta receta:

UNO. Define lo que quieres lograr, lo que sea, pero defínelo tú, no es lo que tus papás, tu novia o tus amigos quieren para ti.
Es lo que tú quieres lograr, esto puede cambiar en una semana o en dos años, no pasa nada, repite esta estrategia con cada proyecto nuevo o etapa nueva de tu vida.

DOS. Encuentra dos o más referencias.

TRES. Respóndete éstas preguntas ¿Qué estrategias usaron? ¿Qué decisiones cruciales tomaron para darle forma a su proyecto/sueño/meta? ¿Qué dificultades encontraron y cómo las resolvieron?

CUATRO. Ahora piensa cómo puedes replicar o adaptar sus estrategias en tu vida.

CINCO. Identifica ¿qué decisiones cruciales tendrás que tomar? Anótalas y prepárate para tomarlas, identifica riesgos, consecuencias y trata de considerar todos los ángulos que puedas concebir.

SEIS. Identifica las dificultades a las que te vas a enfrentar y desde ya, anota dos o tres estrategias que vas a usar para salir de esas dificultades, minimizarlas o evitarlas por completo.

Aparte de que vas a desarrollar tus habilidades de investigación y aprendizaje, te vas a ahorrar mucho tiempo y dinero usando esta estrategia.

Gracias por leer, XO XO, Juan.

Cyborg.

Hoy en día, ya somos como Cyborg, el personaje de DC Comics.

Definición de Cyborg (en inglés) o Cíborg (en español):
Un cíborg es un ser o criatura formado por materia orgánica y dispositivos tecnológicos (cibernéticos) que tienen por objetivo mejorar las capacidades de la parte orgánica.

Leyendo esa definición, creo que hoy, la mayoría de los humanos en zonas urbanas ya somos Cyborgs.

Si bien los dispositivos tecnológicos que usamos para mejorar las capacidades de la parte orgánica (como calendario, lupa, notas de voz, notas escritas y cámara fotográfica por ejemplo) no son parte de la anatomía de nuestro cuerpo que sí forman parte de nuestro ser.

Las usamos todos los días, mucho tiempo todos los días.

Sólo que como con todo en la vida, debemos ser cuidadosos y cautelosos.

Debemos aprender a usar nuestra nueva naturaleza de cyborg con sabiduría.

En la definición, que me encanta por cierto, dice que el objetivo de los dispositivos tecnológicos es mejorar las capacidades de la parte orgánica.

Creo yo que no se trata de generar dependencia a los dispositivos ni de pretender sustituir funciones que ya tienes en tu dispositivo biológico por las del dispositivo tecnológico.

Me refiero a que no debería de sustituir el uso de mi propia memoria por la memoria el smartphone para recordar mi teléfono o el de las personas importantes en mi vida.

Lo mismo con las fechas importantes de mi calendario, esas las puedo recordar yo y dejar al calendario del teléfono las otras 100 cosas que también debo recordar pero que no son tan importantes como las que sí tengo en mi memoria.

O por ejemplo, en vez de respirar consciente para regular mi estrés o poner más atención a mi entorno, saco el teléfono y lo uso para distraerme.

Not good.

Creo que la tecnología que tenemos hoy en día puede ser una fuerza que nos ayude a evolucionar como individuos y civilización o puede ser una fuerza que nos haga más lentos mentalmente, que disminuya la atención que ponemos a nuestra vida interior y a los hábitos que estamos cultivando.

Gracias por leer, XO XO Juan.