Opcional.

Esta entrada está inspirada por una entrada que hice en mi cuenta de instagram, aquí profundizo en el tema.

Aquí vamos:

Sentir dolor emocional, físico y psíquico, es parte de habitar un cuerpo humano.

Yes bad news baby, deal with it. 🙂

El dolor físico es fácil de reconocer, el dolo emocional sucede cuando tienes una emoción claramente identificada que te está generando molestia interna o hasta física, como una tristeza profunda o enojo fuerte.

El dolor psíquico, sucede cuando tienes dolor o malestar en alguna parte del cuerpo pero que no presenta síntomas médicos físicos y que fue detonado por una idea o pensamiento a la que estuviste expuesta o expuesto.

Agregarle una o varias capas de sufrimiento al dolor, es un pésimo hábito y desgraciadamente es muy común.

Cualquier pretexto resulta bueno: el equipo de fútbol, la novela, el final de una serie, un ciclo que se cierra, un empleo que no te gusta, una relación de pareja o de amistad, una charla o hasta una mirada.

Agregar una capa de sufrimiento a la vida es una decisión que se toma diario, minuto a minuto.

Recuerda que las decisiones que tomamos o dejamos de tomar o dicho de otro modo, las cosas que hacemos o dejamos de hacer de manera regular, se convierten en hábitos y comenzamos a hacerlos en automático.

Puedes elegir agregar una capa de sufrimiento o puedes elegir agregar una capa de alegría o de gozo o de atención plena.

Es tu decisión, NADIE la toma por ti.

Así es, tú solita y tú solito tomas esa decisión, aunque te empeñes en decir que no o en culpar a las circunstancias.

Gracias por leer.

Hasta mañana.

XO XO Juan.