Opcional.

Esta entrada está inspirada por una entrada que hice en mi cuenta de instagram, aquí profundizo en el tema.

Aquí vamos:

Sentir dolor emocional, físico y psíquico, es parte de habitar un cuerpo humano.

Yes bad news baby, deal with it. 🙂

El dolor físico es fácil de reconocer, el dolo emocional sucede cuando tienes una emoción claramente identificada que te está generando molestia interna o hasta física, como una tristeza profunda o enojo fuerte.

El dolor psíquico, sucede cuando tienes dolor o malestar en alguna parte del cuerpo pero que no presenta síntomas médicos físicos y que fue detonado por una idea o pensamiento a la que estuviste expuesta o expuesto.

Agregarle una o varias capas de sufrimiento al dolor, es un pésimo hábito y desgraciadamente es muy común.

Cualquier pretexto resulta bueno: el equipo de fútbol, la novela, el final de una serie, un ciclo que se cierra, un empleo que no te gusta, una relación de pareja o de amistad, una charla o hasta una mirada.

Agregar una capa de sufrimiento a la vida es una decisión que se toma diario, minuto a minuto.

Recuerda que las decisiones que tomamos o dejamos de tomar o dicho de otro modo, las cosas que hacemos o dejamos de hacer de manera regular, se convierten en hábitos y comenzamos a hacerlos en automático.

Puedes elegir agregar una capa de sufrimiento o puedes elegir agregar una capa de alegría o de gozo o de atención plena.

Es tu decisión, NADIE la toma por ti.

Así es, tú solita y tú solito tomas esa decisión, aunque te empeñes en decir que no o en culpar a las circunstancias.

Gracias por leer.

Hasta mañana.

XO XO Juan.

Lo mejor de nosotros.

El mensaje que estamos enviando al Universo es: para ser cool, generosos, compasivos, amorosos y estar 100% en el momento presente necesitamos dificultades graves y catástrofes.
.
Entonces, como el Universo (que somos todos) quiere que estar en mood generoso, amoroso, compasivo y 100 % en el presente sea un hábito en nosotros, nos va a enviar más dificultades y catástrofes hasta que lo logremos.
.
Podemos evitarlo y es tan simple como vivir tu vida totalmente presente en ella, lleno de amor y atención plena, nada en automático, nada de berrinches, nada de juicio, nada de chismes y tratarnos unos a otros tan bien como cuando estamos en medio de un desastre natural.
.
En ese momento, nos importamos sólo porque somos humanos.
.
Clase social, preferencia sexual, color de piel, hábitos, dietas, banderas, creencia religiosa y gusto político desaparecen y las redes sociales se usan mayormente para cosas útiles no para odas al ego.
.
Piénsalo y si hace eco en ti esta idea toma acción desde hoy y acompáñame a cambiar al mundo un humano a la vez.
.
Gracias por leer.
.
XO XO Juan.

Diseña tu felicidad.

La mayoría de las personas pospone su felicidad para cuando algo suceda: la pareja ideal, la fiesta del viernes, el partido de su equipo favorito, la película que esperan, el retiro, un viaje.

Estar posponiendo constantemente tu felicidad es un esfuerzo constante, requiere de energía, mucha determinación y disciplina.

Muy bien podrías usar esos recursos a diseñar tu felicidad hoy.

Y mañana volverla diseñar.

Y pasado mañana también.

Y así, hasta que trasciendas a la siguiente etapa de tu viaje en el Universo.

¿Cómo diseñas tu felicidad?

Comienza por conocerla.

Pregúntate ¿Qué te hace feliz genuinamente?

Recuerda, placer, confort o gratificación inmediata NO son felicidad, son shots de dopamina.

Una vez que sepas lo que te hace feliz, revisa si tu dieta te ayuda a crear esa felicidad o te estorba.

Después revisa si las ideas que entretienes en tu mente te ayudan a crear tu felicidad o la están destruyendo.

UNO. Si tiene ideas que te ayudan a crear tu felicidad, usa tu tiempo y energía crea más ideas y materializar las que desees en tu mundo físico.

DOS. Si tienes ideas que no te ayudan, detén su creación, elimina las que ya creaste y regresa al paso 1.

Repite todos los días.

Finalmente recuerda que eres la inteligencia infinita detrás de toda la creación, TODA.

Esa inteligencia crea y mantiene cada una de tus células, los planetas del universo, las estrellas, la vida en todos los planetas, el clima…obvio, esa inteligencia es capaz de crear tu felicidad cada día.

Gracias por leer, hasta mañana.

XO XO Juan.