Comunicación.

Cuando te comuniques con alguien, ya sea de manera escrita o verbal, ve al punto.

No es necesario darle vueltas al tema en cuestión.

En ocasiones, tal vez sí sea necesario hacer una pequeña introducción o abrir la conversación de alguna manera, pero una vez hecho eso, ve al punto de lo que quieres comunicar.

Las relaciones humanas NO son complicadas per se.

Nosotros las hacemos complicadas en gran parte por no saber comunicar de manera asertiva y libre de violencia, miedo o enojo, aquello que pensamos o sentimos.

Las hacemos complicadas también al suponer que la otra persona va a adivinar lo que queremos decir o lo que necesitamos, o al suponer que la otra persona se va a ofender siempre expresemos nuestro sentir y al suponer que no debemos incomodar a nadie con nuestras ideas o acciones.

No puedes dejar de decir lo que piensas o sientes por temor a que la otra persona se ofenda o se enoje contigo.

Sólo asegúrate de comunicarte de manera amable, amorosa, asertiva, sin miedo, sin violencia, sin enojo.

Gracias por leer.

XO XO Juan. 🙂

Advertisements

Entrenar.

Si no entrenas tu mente, estás desperdiciando un montón de potencial para ser verdaderamente feliz.

Cuando no entrenas tu mente, tu cerebro toma la mayoría de las decisiones por ti, usando criterios y comportamientos aprendidos de tus papás, la TV, las películas, series, libro, compañeros de escuela o trabajo y publicidad…y no siempre están alineados con tu verdadera felicidad y bienestar.

La mente subconsciente es como una máquina que tiene dos botones: grabar y reproducir.

Entonces, asegúrate de grabar criterios y comportamientos que te sirven y apoyan tu bienestar integral.

Y asegúrate de NO tomarte en serio todo lo que tu mente te dice, porque a veces, está tomando decisiones sobre criterios equivocados.

Percibe, revisa, reflexiona y después actúa.

Sentarte a contemplar en silencio tus pensamientos sin engancharte a ellos o practicar visualización creativa son excelentes ejercicios de entrenamiento mental.

Gracias por leer.

XO XO Juan.

Fantasmas.

Los fantasmas hambrientos es un concepto Budista, que hace referencia a seres que poseen un deseo insaciable de comer y tienen una garganta tan pequeña que no pueden tragar nada o les sucede que todo lo que comen, les sabe horrible y les quema sin importar lo delicioso que pueda parecer.

Yo no creo que se refiera nada mas a seres mitológicos o que viven en otro plano de existencia.

Creo ser un fantasma hambriento es un modo del ser o un estado de consciencia.

Vives como un fantasma hambriento cuando, de manera insaciable quieres consumir más o percibir más.

Es cuando quieres más experiencias, más eventos en tu vida, más cosas, más festivales de música, más cenas con los amigos, más entradas en instagram, por el sólo hecho de querer más, porque ya no puedes parar y porque tu cerebro ya es adicto a consumir.

Tal y como pasa hoy con tu smartphone, lo revisas más de tres veces al día buscando un shot nuevo de drogas de placer que tu cuerpo va a producir al abrir Whatsapp o Instagram.

O como cuando estás esperando el siguiente festival musical o el siguiente retiro espiritual si preguntarte ¿Cuál es el beneficio real de asistir y cuál es tu verdadera motivación para hacerlo?

Es muy fácil convertirse en un fantasma hambriento y vivir consumiendo en automático sintiendo un vacío adentro de ti y haciéndote wey hasta el asunto es MUY grave.

La solución es simple, pero no mágica, es sexy, pero no es cool y requiere esfuerzo de tu parte y no te hará millonario necesariamente, la solución es aprender a estar 100% presente dentro de ti misma y atento TODO lo que sucede adentro de ti.

Para saber discernir cuando estás viviendo con el hermoso ser humano que puedes ser y cuándo estás viviendo como un fantasma hambriento.

Gracias por leer.

XO XO Juan.